7 may. 2019

Marina unplugged de Alfonso Amador y Jorge Picó





Dicen de Marina que es la extrema derecha con maquillaje, que es fascista, que es un peligro para la democracia. Ella no se defiende, sonríe. Si es la democracia lo que esta mujer acecha, entonces es cierto que aquella esté en peligro: causó tremendo revuelo a principios de año cuando junto a cientos de miles de seguidores en unos cuantos mítines en nuestro país. Marina no es su nombre real. Es un alias que ha escogido para hacer política. Un personaje. La persona real encarna a Marina ha conseguido, hasta la fecha, permanecer en el anonimato, aunque es cuestión de tiempo. Ella sabe que terminará por descubrirse su identidad, pero confía en que para entonces Marina ya sea una presencia definitiva. Meses después de aquellas presentaciones masivas regresa con una gira por las principales capitales del país. Presentaciones en teatros, salas de música, lugares más íntimos, más cercanos. Marina, unplugged.


Me abre la puerta de la suite donde me ha citado ella misma, en bata. Elegante, pero bata. Efectivamente, como ella se ha definido en alguna ocasión, la mujer de al lado.
P. ¿La bata es por lo de la mujer de al lado?
R. Todo está estudiado, ya sabes. Pero no te he sacado la pizquita de sal.
P. ¿Quién es Marina?
R. Marina no es nadie. Y ahí radica su fuerza. Pero esto ya lo sabes, ya lo sabéis. La pregunta correcta tal vez sería: ¿Qué es Marina? Y ahí te respondería: Marina es LA opción.
P. La opción, a decir de algunos, es la extrema derecha. El fascismo.
R. La política ha perdido el rigor y la precisión en sus expresiones. Para contestarte a esa tendríamos que revisar las palabras que utilizas: extrema, derecha, fascismo. Y más allá de las clasificaciones importan los argumentos, las ideas.
P. Que es lo que viene usted a explicarnos en esta gira de “baja fidelidad”
R. Exactamente. En acústico. Matizadamente, con tiempo por delante.  
P: De todas formas, no parece ser usted muy políticamente correcta.
R: Al contrario. Soy correctísima, siempre y en todo momento. Y sobre todo políticamente. Lo que le falta a la política es precisamente eso, corrección.
P: Pero entiéndame: “Primero, nosotros”, por ejemplo, no es un slogan que…
R: En este desorden social en el que vivimos, parecen barbaridades, ¿verdad? Pues no lo son. Tienen su explicación. Su desarrollo. Su porqué.
P: En todo caso habrá que explicarlos.
R: Claro. Vente esta tarde.
Extracto de la entrevista “Marina, la mujer de al lado”, publicada en el periódico El País, 25 octubre de 2018


Teatre Rialto, sábado 15 de junio a las 18 horas.

No hay comentarios: